martes, 11 de noviembre de 2014

La hermana de la novia es celíaca

Cuando te llega una invitación de una B-B-C primero piensas en la alegría que da que personas cercanas a ti quieran compartir ese día tan importante contigo. Pero seamos sinceros a los celíacos después del momento sentimental se nos pasa por la cabeza ¿qué voy a comer? Esta vez tocará de postre piña o será una rodaja de melón, cómo contesto a la pregunta del millón (lo que me pasa cuándo como gluten), tendré que preguntarle mil veces al camarero sí ése es mi plato, etc.
Y no sé sí os pasará a vosotros pero no sabéis lo malo que me sabe cuando la gente se pone a recordar las bodas por todo lo que comieron y tú no quieres ni recordarlo.

Pero el pasado 8 de noviembre fue la boda de una de las personas más importantes en mi vida, con la que he compartido momentos maravillosos y otros que no lo han sido tanto pero que con su apoyo y cariño se recuerdan de una manera muy especial.

Y pasado el momento sentimental… La hermana de la novia es celíaca y está harta de que en las bodas sea el centro de la mesa, le toque poner una sonrisa fingida mientras que todos se ponen  hasta arriba de comer tapas mientras que saborea un vino blanco muerta de hambre, de darle vueltas  al trozo de carne a la plancha para ver sí por un golpe de magia sale la salsa sola...


Por suerte en Aragón tenemos unos grandes profesionales que se acuerdan muy mucho de que los celíacos también vamos de boda y también queremos irnos empachados y no recordarla por irnos con hambre o peor, por irnos enfermos a casa.

Quienes hayan ido a bodas por mi tierra sabrán que os hablo de la Cocina de José Fernández.

El momento del apertitivo, como ya os he comentado es el peor de todas bodas. Todo el mundo te intenta presionar para que comas algo, las bandejas pasan por tú lado sin que puedas catar nada y entonces con una luz especial como sí estuvieras en el cielo ves a lo lejos al cortador de jamón. Un señor al que tienes que sonreír para que te corte platos y platos de jamón y pedirle que no eche piquitos. ¡¡Qué manía tenemos en España de poner el pan encima de la comida!!

Siempre queda la esperanza de que algún día la cosa cambie y te llegue una bandeja llena de comida para ti solita.

Y aquí tenéis el deseo de todo celíaco. 
No me digáis que no es impresionante. Muchos intentaron quitarme mi aperitivo pensando que era para todos, no hace falta decir que no lo consiguieron ;)






Para entrar en calor nos pusieron un caldito y así también bajar un poco el súper aperitivo.


Los demás platos eran prácticamente igual que los de los demás. Lo único que modificaron fue el pescado, que me pusieron otra salsa diferente, que por cierto estaba deliciosa, y el solomillo fue con las mismas salsas que los demás.

Perdonad pero en el solomillo me emocioné tanto porque podía comer la salsa de quesos que lo empecé sin hacer la foto antes.


Y ahora llega el momento fruta de temporada… ¡¡¡¡Noooo!!!! Tarta sin gluten y helados como el resto de comensales.



Y por sí aún tenía hambre me traen esto para recenar. No sabéis la ilusión que me hace poder decir:¡¡Recordaré esta boda como la más bonita que he vivido y en la que mejor comí!! Y así cuando alguien diga qué bien comimos en la boda de Carol y Adri yo pueda decir todo lo que me comí con una enorme sonrisa.

¡¡¡Que seáis muy muy felices!!!

Gluten Free Para Principiantes

2 comentarios:

  1. Ooooohhhhh que maravilla!

    Con buena voluntad e interes se demuestra que los celiacos podemos también disfrutar de una boda, como los demás.

    solo hay que dar con el profesional adecuado y que los novios pongan interés.

    Enhorabuena a tu hermana!
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Yo se la doy d tu parte ;) La verdad que yo he ido a bodas que sé que los novios han remarcado mucho muchísimo lo de mi menú y me he llevado más de una sorpresa… Pero bueno siempre hay caterings que trabajan estupendamente!!!

      Eliminar