miércoles, 7 de enero de 2015

Mis últimas horas del 2014 en el Hotel Alcazar de la Reina

Entre unas cosas y otras todavía no os había felicitado el año en condiciones ¡¡Mil perdones y Feliz 2015!! ;)
Este año como ya sabéis hemos ampliado la familia con la pequeña Chloé así que cuando nos pusimos a buscar dónde celebrar la última noche del año tenían que admitir mascotas. Esta vez no sólo teníamos que buscar un hotel con menú sin gluten sino que también tenían que admitir perritos. El caso es que fue más complicado de lo que pensábamos. Hasta que dimos con el Hotel Alcazar de la Reina en Carmona, Sevilla. Tras ponerme en contacto con ellos y que me confirmaran los dos puntos importantes hicimos la reserva. 
Ni en la página web ni en sus cartas hacen mención a los menús sin gluten, ni a los platos que se pueden adaptar. 
Tenían una promoción especial que consistía en una cena de tapas, dos desayunos y la cena con cotillón de Nochevieja así que no nos lo pensamos dos veces y pusimos rumbo a Sevilla.
La cena del día 30 consistía en tapas. Yo le dije al camarero las dos que quería y él le preguntaba a la cocinera si las podía tomar o no, ya que no aparecía en la carta ningún símbolo que determinase si eran aptas o no.


El pan que me pusieron era el de Betina en un tamaño más reducido que el que he encontrado yo en las tiendas. Me pareció más práctico ya que muchas veces te lo ponen entero y no te lo terminas.
Y de tapas elegí una ensalada de rulo de cabra con vinagreta de miel y solomillo con tiras de beicon.
Quienes estamos acostumbrados al típico huevo gamba (que tanto echo de menos), a las tapas de tamaño enano... pues claro esto es maravilloso!! 


El desayuno de los dos días fue también súper completo. Era desayuno buffet pero claro como nosotros no podemos coger el embutido directamente de las bandejas por el tema de la contaminación cruzada. Me trajeron otro panecillo de Betina y el embutido que yo elegí en un plato aparte con un tomate entero para que me lo pudiera untar y también tenía mini envases de Nocilla, mermelada y mantequilla individuales por sí me apetecía dulce.
Y ya si tienes la suerte que la camarera que te atienda sea celíaca y tenga hijos celíacos pues ya puedes comer con los ojos cerrados.


Ahora os cuento cómo fue la última cena de 2014.
Como yo no podía comer varios platos de los que salían en el menú me prepararon uno adaptado.


De primero en vez de ponerme salmorejo que es lo que salía en el menú me sirvieron un plato de jamón serrano. Y el segundo plato que eran croquetitas fue sustituido por unos deliciosos rollos de salmón rellenos con queso.


El siguiente plato era un consomé con picatostes que evidentemente avise para que no me los pusieran.


Este plato fue uno de los que no tuvo adaptación porque era apto, ensalada de mango y rulo de cabra.


Y para finalizar la cena llego el plato que hizo que todo cambiará… Después de que mi pareja se hubiese comido el suyo una de las camareras me trajo uno sin salsa ni patatas. En esos momentos di gracias a que soy poco comedora y como ya estaba muy llena a penas ni lo toque!) Comí un cachito chiquitín de carne porque mi pareja dijo que estaba muy muy bueno y lo probé. Pero claro los celíacos comamos poco o mucho de un plato con gluten nos ponemos malos, así que creo que no hace falta decir dónde comencé el año.
En esos momentos avisé en recepción de lo sucedido, ya que ni me tomé el postre del enfado que llevaba, él me dijo que lo sentía mucho y que había sido un error que no se podía consentir.
Al día siguiente, con más calma, escribí un mail a la Att. de la Dirección del hotel explicando lo sucedido y detallando cuáles son los pasos para que no vuelva a ocurrir.
He visto millones de historias y otras tantas las he vivido en mis propias carnes, unas terminan con una razonable reclamación y otras terminan por otras vías. No quiero decir que no este a favor de las reclamaciones, creo que en muchos casos son necesarias para el cumplimiento total de una normativa, pero todas las veces que me ha pasado algo como lo del otro día yo he tomado otro camino. Les explico lo sucedido de la mejor manera que sé, les digo cómo mejorar para que no se vuelva a repetir, les expongo cuáles son repercusiones de su error y la importancia de hacer correctamente el menú.
Creo que somos un sector que nos tenemos que ir abriendo puertas pero sin que nos cojan miedo, por eso muchas veces lo mejor es remangarse y ayudarles a mejorar y a que no vuelva a ocurrir.
Es cierto que si no pueden hacer un menú para nosotros, ya sea porque la plantilla no está correctamente formada, porque la cocina no lo permite o porque el número de comensales es tan elevado que puede resultar un caos es mejor que nos avisen ya que se juega con la salud de una persona.
Ellos me llamaron nada más que recibieron mi correo para pedirme disculpas, para interesarse por mi estado y para que les explicará con detalle lo sucedido para transmitírselo al Director del Hotel. 
A la hora recibí un correo en el que me invitaban a pasar dos días allí y de esa manera poder disfrutar de la gastronomía sevillana. A lo que yo respondí que en cuanto pudiera me tendrían allí otra vez y que respecto al mundo sin gluten me tenían para lo que necesitarán, que esperaba que la próxima vez que fuese pudiera encontrar en la carta un hueco para nosotros… Por pedir que no quede!! ;)

Mientras que la normativa nueva se va haciendo un hueco en los restaurantes y bares nosotros seguiremos trabajando como hormiguitas para conseguir que cosas así no vuelvan a suceder.

Y con mi Chloé, una las maravillosas cosas que me han pasado en 2014 un año lleno de cambios muy importantes, me despido de él con la mejor sonrisa y esperando que el 2015 este lleno de momentos únicos y especiales, que seguro que lo estará.


Gluten Free Para Principiantes

4 comentarios:

  1. Me parece perfecta tu aptitud de remangarse y ayudar. Yo soy de la misma opinión, los errores suceden y lo mejor es darles ese empujoncito que necesitan para que no ocurra de nuevo y el celiaco que vaya después tenga opciones y no una puerta cerrada.
    Feliz año!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegará un día en que ser celíaco en el mundo de la hostelería será normal, pero hasta entonces seguiremos trabajando ;)
      ¡Feliz año Ricardo!

      Eliminar
  2. Vaya que rabia que empezases asi el año!

    Me alegro que lo comentases al hotel para mejorar y que no vuelva a ocurrir, yo por lo menos cuando por desgracia me ocurre procuro hacer lo mismo que tu para intentar no cerrarnos puertas y que no le ocurra al celíaco que venga detrás
    feliz año!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz año Amaya!!!
      Yo creo que es lo mejor pero también entiendo a las personas que se enfadan y toman otras vías, porque la verdad que muchas veces es para hacerlo. Pero bueno poco a poco lograremos que estas cosas no pasen! ;)

      Eliminar