miércoles, 18 de enero de 2017

Celiaquía y toxoplasmosis se sientan en la misma mesa

Hace un tiempo hice una nueva cuenta en Ig para iros contando mi embarazo y compartir mis emociones. Digamos que es una cuenta más personal. 
Aquí tenéis el enlace https://www.instagram.com/lorenagfpp/

Hoy quiero inaugurar una nueva sección en el blog que llamaré My Baby GF. Ya que desde que dije que estaba embarazada han sido muchos los mensajes y comentarios que he recibido con preguntas. Y he pensado que esta nueva sección os puede ayudar a las mamás y a futuras mamás.

Mi primer post va sobre un tema que preocupa bastante cuando te quedas embarazada y que es un punto muy importante para el crecimiento y el desarrollo del bebé, nuestra alimentación

En cuanto supe que Baby GF estaba creciendo dentro de mí me puse como una loca a buscar qué podía comer y que no, ya que desconocía si había pasado la toxoplasmosis y quería hacerlo bien. Aunque también tengo que agradecer enormemente a mi hermana mayor que ha sido mamá hace poco y me ayudó un montón.

En la primera consulta que tuve con la ginecóloga me mandó una analítica muy completa en la que me miraron si había pasado la toxoplasmosis. Al principio tengo que reconocer que estaba ilusionada porque como mi hermana la había pasado yo también tenía la esperanza de haberla pasado, pero no fue así.

Así que ahora se complicaba más el salir a comer fuera de casa. El gluten y la toxoplasmosis se iban a sentar conmigo en la mesa.

Como muchas conocemos son varias las pautas a seguir para no coger la toxoplasmosis. Pero dependiendo con quien hables te dirá que el jamón si es 5 jotas no hay problemas, otra mamá te dirá que si lo congelas y lo consumes no pasa nada... Hay versiones para todos los gustos. Yo por ejemplo he preferido no comer. No por nada, pero hasta el momento no me ha apetecido.

Esta nueva etapa me ha hecho reflexionar mucho sobre la celiaquía y la maternidad. Las que habéis sido mamás no sé sí estaréis de acuerdo conmigo, pero creo que los celíacos estamos hechos de otra pasta. Estamos acostumbrados a saber decir no a un alimento, a evitarlo, a tener cuidado al cocinar, conocemos al dedillo que significa "contaminación cruzada". Y es por ello por lo que hacer una dieta "especial" no nos cuesta tanto. 
Tenemos controlado el tema de que no podemos coger un chorizo y comérnoslo sin que antes esté bien hecho, o que el huevo frito parezca más una tortilla francesa que un huevo en el que poder untar, que las frutas y verduras han tenido que ser muy bien lavadas previamente, y así podría poner mil ejemplos. Habrá gente que vea complicado seguir una dieta diferente o unas pautas diferentes a las que habitualmente tiene para evitar la toxoplasmosis pero a nosotros no. O al menos yo no estoy pasando pena por no comer ciertos pescados, o por cortar la carne y lavar bien todos utensilios para que no entre en contacto con el siguiente alimento que voy a cortar, o dejar la lechuga mucho tiempo a remojo y luego volverla a lavar.
Baby Shower de Baby GF
Más imágenes en Instagram
Lo que sí que es cierto que a la hora de salir a comer fuera de casa ya no es tan fácil. Desde el principio del embarazo la ginecóloga me dijo que a partir de ahora fuese a sitios que supiera que controlaban el tema de la celiaquia, ya que una contaminación en mi estado era muy seria y afectaría al feto. Así que decidí que desde ese momento sólo iría a los lugares donde sabía con certeza que me podía sentar con tranquilidad. Aunque eso sí sin bajar la guardia.

Entonces coges la carta del restaurante y mentalmente tachas los alimentos que llevan gluten, los que llevan quesos de untar lo pones en la lista de hay que preguntar, yo también intento evitar los que llevan lechuga porque no sé cómo ha sido lavada, tachas las carnes gordas ya que nunca se llegan a hacer bien por dentro y se terminan socarrando por fuera y luego no hay manera de comérselas, etc. Y entonces en según que restaurantes te quedan cuatro cosas que puedes comer.
Pero justo en la mesa de a lado están sirviendo unos huevos revueltos con jamón y virutas de foie. Que en la carta pone que son sin gluten y tienen una pinta deliciosa. Pero lo siento, no has pasado la toxoplasmosis. 

¿Os suena? A mí demasiado.

La historia de los huevos no fue en la mesa de a lado, fue en la mía. Estábamos comiendo en un restaurante Mr GF y yo con varias personas más y cogieron varios platos para compartir, entre ellos unas ensaladas con jamón, quesos, fruta, etc. y para rematar alguien dijo de pedir una de huevos revueltos con jamón y virutas de foie. En esos momentos me miraron como para pedirme permiso. A lo que yo asentí con la cabeza. ¿Era necesario hacer la fiesta del jamón ese día? Con el hambre que  yo tenía... Así que miré la carta, carta que me sabía de memoria porque habíamos ido infinidad de veces y dije bueno pues me pido el solomillo y que me lo corten en trozos pequeños y que me lo hagan bien y para quitarme el antojo había de guarnición patatas panaderas. Cuando vino mi solomillo muy muy hecho, sin salsa, y las patatas panaderas se habían convertido por arte de magia en verduritas a la plancha me acordé de la merienda de ese día y de que podía haber merendado un poco más... Pero bueno, iba a arreglar la comida devorando el postre. De normal suelo compartir con Mr GF pero esta vez entre que la carne de estar tan hecha no se podía comer, que las verduritas estaban bien pero no eran mis patatas pues que no repetí porque no estábamos los dos solos, que sino no lo hubiera descartado.

Pero justo entonces te tocas la tripa para acariciar a tu bebé y ya se te olvida lo mucho que te apetecían esos huevos poco hechos, el jamón...

Y así es.

Pero como os he dicho en mi pequeña reflexión creo que los celíacos vivimos situaciones parecidas a diario así que para mí estos meses no han sido muy duros de llevar.

También comentaros que por lo que me explicaron tanto en Tagliatella como en el grupo VIPS que todos sus quesos son pasteurizados. Que igual hace unos años había que ir mirando todo muy bien pero que ahora en los restaurantes suelen tenerlo más controlado. Aunque nunca esta demás preguntar. 

Ginos
Ginos
Para mí los puntos más importantes para evitar la listeriosis y la toxoplasmosis están siendo los que os detallo a continuación. Seguramente me dejaré alguno pero en líneas generales son estos:

- Ir a sitios que sé que controlan la celiaquía (Sin bajar la guardia) De hecho esa es una de las razones por las que no veis restaurantes nuevos en el blog
- Lavar muy bien las frutas y las verduras antes de guardarlas y cuando las voy a consumir. Evitar comer fuera alimentos como la lechuga, el tomate...
- Preguntar si el queso está pasteurizados. Sobre todo si pides salsas o alguna fondue de quesos.
- Carnes y pescados muy hechos.
- Tanto los pescados como las carnes las congelo unos días para después descongelarlas en la nevera.
- No comer pescados con alto contenido de mercurio.
- Nada de salsas caseras.
- Los huevos muy hechos.

Y el más importante, disfrutar de mi embarazo sin seguir haciendo lo que más me gusta, comer fuera de casa.



Como ya sabéis yo no soy nutricionista, ni médico, este post está escrito desde mi experiencia y las recomendaciones que me han hecho a mí ;)

Si hay algún tema en concreto en esta nueva sección del que os gustaría que os hablará me lo podéis dejar abajo

Gluten Free Para Principiantes

3 comentarios:

  1. No sabes cómo te entiendo. Yo hace 11 años ahora justo estaba embarazada de mi mayor, de Pablo. Era celiaca pero desafortunadamente no lo sabía y esto hizo que el embarazo (bueno, los dos que tuve) fuesen una pesadilla. De hecho no tenemos otro hijo más porque no quería volver a pasar por lo mismo.
    Yo tampoco había pasado la toxoplasmosis así que lógicamente tenía las mismas limitaciones que cuentas.
    Al final cuando nazca el bebe se te olvidará todo pero es duro, muy duro.
    Los celiacos estamos hechos de otra pasta. Y los niños celiacos, ni te cuento.
    Muchos, muchos besotes¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Hola Lorena, te escribo para sugerirte un tema, aunque seguro que ya lo tienes pensado. Me gustaría que escribieses acerca de los bebés hijos de progenitores celíacos. Yo he sido mamá hace poco y el padre es celíaco y me surgen muchas dudas: ¿Qué posibilidades hay de que mi bebé sea celíaco? ¿Qué precauciones tenemos que tener al introducirle el gluten? ¿A qué síntomas hemos de estar atentos para una detección precoz? ¿Qué pruebas y a partir de que edad se les puede hacer? Gracias por tu blog y a seguir disfrutando del embarazo!

    ResponderEliminar